Asturias, Uncategorized

Bandujo: un viaje hacia la Edad Media

Cuando pensamos en pueblos bonitos asturianos siempre se nos vienen a la cabeza pueblos costeros sobre todo, y aunque son tremendamente bonitos, también hay pueblos de interior con mucho encanto y unas vistas de infarto. Este es el caso de Bandujo, en el concejo de Proaza. ¿Te vienes a descubrirlo?

LOCALIZACIÓN

Está ubicado en el concejo de Proaza y se tarda una hora y veinte en hacer el recorrido Gijón-Bandujo. Una vez dejada la autopista, una sinuosa carretera (la AS-228) nos sube por la montaña para llegar hasta el pueblo. Se puede aparcar a la entrada, ya que el aparcamiento de dentro del pueblo está reservado para residentes (lógico y normal).

HISTORIA

El primer asentamiento en esta ubicación data del siglo VIII, sin embargo, no queda rastro de los edificios de aquel primer pueblo medieval. Bandujo fue evolucionando a lo largo de la Edad Media y se sucedieron varias edificaciones hasta dibujar la actual silueta de lo que es el pueblo a día de hoy, cuyos edificios más antiguos datan del siglo XII.

¿QUÉ VER?

Aunque no lo parezca, consta de seis barrios: el Palacio, la Entelaiglesia, la Molina, la Reguera, el Toral y el Campal. Sin embargo, el más representativo de Bandujo es el barrio del Palacio, ya que es donde encontramos las edificaciones más bonitas. Precisamente, este barrio toma su nombre de una de las casas que ahí se ubican, la casa El Palacio, cuya torre, la Torre de Bandujo, data del siglo XIV y es de las mejor conservadas de Asturias. Sirvió en el pasado como cárcel y como ayuntamiento.

Otros dos puntos muy interesantes son la Iglesia de Santa María, del siglo XII, y el cementerio. Pero sin duda, lo mejor es pasear por Bandujo y sobre todo, subir la cuesta que te lleva alrededor del Palacio para observar una preciosa vista con el pueblo en primer plano y las montañas de fondo. En días despejados es una delicia para la vista.

Si te apetece caminar, hacer una ruta o bien llegar andando desde Proaza, hay una senda medieval que une ambas localidades y que un día fue la única forma de llegar hasta Bandujo. Eso sí, recomendamos estar en forma medianamente, ya que puede ser un poco abrumador.

Como ves, visitar Bandujo es viajar en el tiempo hacia la Edad Media, disfrutando de unas vistas espectaculares y sintiendo el aroma a naturaleza y a leña, notando la brisa fresca de las montañas y disfrutando de un entorno eterno que perdura intacto en el tiempo.

Europa, Grecia

Qué ver en Grecia: Itinerario, consejos, hoteles y restaurantes

Escrita por: Nadia

Grecia tiene mucho que ver y puede ser abrumador preparar un viaje, porque quieres visitar muchos sitios y no da tiempo… Eso fue exactamente lo que nos pasó a nosotros. A pesar de tener dos semanas, tuvimos que eliminar cosas del itinerario porque no había forma de estirar tanto el tiempo. Queríamos incluir tanto la parte más histórica como las islas, que son perfectas para disfrutar del lujo y pasar unos días de relax. Os vamos a contar nuestro itinerario, que veréis que es para todos los bolsillos y gustos, mezclando la Antigua Grecia con el destino de moda: las islas Cícladas. Además, os contaremos en qué hoteles nos quedamos y os daremos algunos consejos para sacarle el máximo rendimiento a vuestra estancia en el país de los dioses del olimpo. ¿Empezamos?

CONSIDERACIONES GENERALES PREVIAS

¿Grecia es caro?

No. Obviamente, puedes encarecer tu viaje tanto como quieras, como en todos sitios a los que vayas, pero en general, Grecia es un país apto para todos los bolsillos. Nosotros encontramos alojamientos en el centro de Santorini y de Mikonos que estaban genial por menos de 100 € la noche y comimos en las islas por 4 € por persona. Sí, también hay alojamientos de 1000 € la noche y más, pero eso no quiere decir que no los haya a buen precio.

¿Qué tal el tema de los coches de alquiler? ¿Es mejor un quad, un coche o una moto?

Nosotros alquilamos coche tanto en el continente como en las islas sin ningún problema. El coche que alquilamos para el continente lo llevamos reservado ya desde España y el que cogimos en cada isla lo reservamos allí mismo sobre la marcha. A pesar de haber ido en temporada alta, había disponibilidad de coches sin problema en todos los destinos.

Para el continente recomendamos alquilar coche. Para las islas os vale perfectamente una moto o un quad. Nosotros elegimos coche porque nos sentimos más seguros.

Los conductores griegos tienen muy mala fama, pero nada que ver. Conducir por Grecia es muy seguro y no vais a tener problemas.

¿Grecia está masificado?

Depende. Es cierto que nosotros viajamos en julio de 2021, y con la pandemia por el medio, había menos gente. Los sitios donde más notamos exceso de turistas fueron, obviamente, Mikonos y Santorini, pero no es imposible visitarlas si sabes a qué horas moverte. En Mikonos la gente no sale de la cama hasta las 12:00 por lo menos, ya que la isla vive de noche. Es un ambiente muy fiestero, así que por la mañana está muy tranquila. En el caso de Santorini, solo está masificado Oia, el pueblo más famoso. Ahí deberás levantarte a las 5:30 para disfrutar de las calles en calma. A partir de las 9:00 es un hervidero de gente. Pero como decimos, Santorini es más que solo Oia. Imerovigli es una preciosidad de pueblo y tiene mucho que ofrecer, al igual que Megalochori o Fira, la capital.

Otras islas como Paros o Ios, están mucho menos masificadas y podréis disfrutar de paisajes y pueblos increíbles sin tener que pelearos con hordas de turistas.

En cuanto al continente, la afluencia de turistas es mínima, centrándose casi todo en Atenas. Estuvimos completamente solos en el teatro de Epidavro y en el Oráculo de Delfos.  Es una parte de Grecia muy acogedora y sin duda, el continente es perfecto para los cazadores de reliquias.

¿Grecia es un país seguro?

Sí, por supuesto. Los griegos son muy amables y acogedores y no vais a sentiros en peligro en ningún momento, a no ser que paséis por zonas conflictivas, como en todos sitios. Es seguro para mujeres que viajen solas.

¿Cuánto cuestan los vuelos?

Hay vuelos directos baratísimos desde varios puntos de España, tanto a Atenas como a muchas de las islas. Y no solo a las islas Cícladas, también hay a Rodas y a Creta, por ejemplo, o a Corfú. Los vuelos están baratísimos, de verdad. El vuelo Madrid-Atenas nos salió por 40 € por persona y el de Santorini-Madrid por 30 € por persona.

ITINERARIO

Como os dije, teníamos un itinerario muy extenso y tuvimos que eliminar cosas, entre otras, la isla de Ítaca, la de Zante o el Monte Olimpo. Quedan pendientes para un segundo viaje. En este caso, también dejamos fuera Atenas porque ya habíamos estado dos años antes. Os vamos a detallar el itinerario final para 15 días. Recordad que al final del itinerario os dejamos la lista de alojamientos y restaurantes recomendados.

DÍA 1 – Llegada a Grecia

Aterrizamos en Atenas sobre las 19:00 y cogimos el coche de alquiler para irnos directamente hasta Epidauro, en la península del Peloponeso. Pasamos ahí la noche.

DÍA 2 – Teatro de Epidavro, Micenas y llegada a Olimpia

Por la mañana bien temprano, visitamos el teatro de Epidavro, uno de los más impactantes e icónicos de Grecia. Data del 350 a.C. y aún a día de hoy se siguen haciendo representaciones teatrales. Si os coincide, podréis ver una representación. Suelen ser las noches de verano, pero consultad la programación por si acaso.

Si simplemente queréis visitarlo sin mucha gente (o solos, como nuestro caso), recomendamos ir a primera hora. Abren a las 08:00 y la entrada cuesta 12 €.

Aquí os dejamos toda la información de horarios, taquilla y días especiales.

Tras pasar un par de horas visitando el teatro y el complejo histórico que lo rodea, pusimos rumbo a Micenas para visitar este famoso yacimiento. Se tardan 40 minutos en coche.

En Micenas visitamos el yacimiento arqueológico, donde destaca la puerta de los Leones, que era la antigua entrada a la ciudad, hogar del famoso rey de la guerra de Troya, Agamenón.

Precisamente, otra de las joyas de la corona en Micenas es la Tumba del Rey Agamenón. Se encuentra fuera del recinto principal, pero sirve la misma entrada que para el yacimiento. A pesar de que se le atribuye a este rey, recientes descubrimientos han demostrado que los restos encontrados en la tumba son anteriores al mítico héroe heleno. Aún así, es espectacular (sobre todo, por fuera) y merece la pena la visita).

La entrada a Micenas vale también 12 €. Aquí os dejamos más información de horarios y taquillas.

Una vez acabamos de visitar Micenas, que nos llevó unas dos horas y media, pusimos rumbo a Olimpia. Se tardan unas dos horas, así que comimos por el camino unos bocadillos.

Dedicamos toda la tarde a visitar Olimpia, tanto su yacimiento como sus museos. En total, nos llevó unas 5 horas y la entrada es la misma para el yacimiento y los museos.

El yacimiento de Olimpia es impresionante, con numerosos templos, estadios, gimnasios y palestras, ya os podéis imaginar. Sin duda, destaca el estadio principal. No dudéis en echar unas carreras por la pista si el sol no pega demasiado fuerte. Llevad agua, porque no hay para comprar.

En cuanto a los museos, visitamos tanto el museo arqueológico como el museo de la historia de las olimpiadas. Son pequeñitos y se ven rápido, pero son superinteresantes en nuestra opinión, así que no lo dudéis y pasad a visitarlos.

La entrada, como de costumbre, vale 12 €. Os dejamos aquí información de horarios y taquilla.

Pasamos la noche en Olimpia, ya que estábamos agotados.

DÍA 4 – DELFOS Y LLEGADA A METEORA

Desayunamos en Olimpia y pusimos rumbo a Delfos. Se tardan tres horas y media, así que madrugamos un poquito. Dedicamos toda la mañana y parte de la tarde a visitar tanto el yacimiento de Delfos como su famoso oráculo. Y ojo a esto, porque hay trampa:

Muchas personas se van de Delfos con la sensación de dejarse algo importante… ¡y es que no consiguen llegar al oráculo! También conocido como Santuario de Apolo. Este se encuentra totalmente fuera del yacimiento, a unos 200 metros. Puede llegarse andando o en coche. Tiene un pequeño (diminuto) aparcamiento al lado de las escaleras de acceso. La visita al oráculo es totalmente libre y gratuita. Nosotros estuvimos completamente solos y eso que eran las 12:00 o una cosa así… Estando allí se nota la magia en el ambiente.

En cuanto al yacimiento, os avisamos de que es bastante extenso y os llevará mínimo tres horas. También hay que destacar que el recorrido es totalmente en cuesta. Pero merece muchísimo la pena, hay templos preciosos e incluso podréis ver un teatro perfectamente conservado y el estadio que mejor ha soportado el paso de los años en Grecia. Está arriba de todo, no os rindáis.

La entrada también son 12 €. Os dejamos aquí toda la info de taquillas y horarios.

A media tarde más o menos, cogimos de nuevo el coche para poner rumbo a Meteora y hacer noche para visitar los famosos monasterios por la mañana. Se tardan unas tres horas.

DÍA 5 – METEORA

Los dos pueblos en los que os podéis alojar para visitar Meteora son Kalambaka y Kastraki. Nosotros nos alojamos en Kalambaka, ya que es el más grande, pero si volviésemos, nos alojaríamos en Kastraki. Tiene más vidilla. El caso es que después de desayunar, fuimos a visitar los monasterios.

Destacamos que para visitar los monasterios debes vestir decorosamente (sin enseñar hombros ni rodillas) y que debes llevar agua y comida, aunque en algunos monasterios puedes encontrar puestos de perritos y de bebida en el aparcamiento (cada monasterio tiene un pequeñísimo aparcamiento antes de las escaleras de acceso).

Actualmente, se pueden visitar seis y te llevaría dos días visitarlos todos, ya que cierran todos bastante pronto (algunos incluso a las 15:00) así que solo es viable visitar tres o cuatro cada día. Nosotros elegimos visitar el Gran Meteoro, el de Rosanou y el de la Santísima Trinidad. Comprobad los horarios de cada monasterio, ya que son independientes y cada uno cierra un día a la semana distinto. Cada monasterio tiene su propia web.

Sin embargo, por algún capricho del destino, encontramos el Gran Meteoro (el monasterio principal y más grande) cerrado el día que fuimos a visitarlo. No le tocaba cerrar ese día y no había ningún aviso en su web oficial. Solo un cartel escrito a mano en la puerta, lo cual nos sorprendió a nosotros y al resto de visitantes, que vimos frustrada nuestra visita.

Sustituimos la visita al Gran Meteoro por el Monasterio de Varlaam, justo al lado. Tiene una capilla con unos frescos preciosos y nos gustó mucho. Además, desde fuera es precioso. Tiene justo al lado un mirador alucinante donde sacamos unas fotos maravillosas.

Después, visitamos el de Rosanou, con una subida impresionante por unas escaleras que parecen infinitas. Por dentro, sorprende de nuevo su capillita y sus vistas. Desde las escaleras de la entrada podréis subir a un mirador en lo alto. No lo hagáis, no caigáis en la trampa (a menos que queráis ejercitar las piernas a tope). Al mirador se puede acceder desde fuera en coche muy cómodamente. Eso sí, la subidita a pie por el bosque también tiene su aquel.

El último monasterio que nos dio tiempo a visitar fue el de la Santísima Trinidad. Este monasterio está enclavado en lo alto de un peñón en la más absoluta soledad. Accederéis por un pequeño puente y unas escaleras alrededor del peñón. Es alucinante a la vista, la verdad, y arriba tampoco defrauda, con unas vistas alucinantes y un jardín maravilloso.

Ya agotados de tanto subir y bajar, pusimos rumbo a Atenas para pasar la noche, ya que al día siguiente volábamos desde la capital hasta Mikonos para pasar el resto de nuestras vacaciones en las islas más famosas de Grecia. Se tardan unas 4 horas en coche desde Meteora hasta Atenas.

DÍA 6 – MIKONOS DE NOCHE

Teníamos previsto llegar a Mikonos sobre las 12:00, pero nuestro vuelo se retrasó y llegamos para cenar. Dimos una vuelta por el centro de la capital y comprobamos que lo que dicen es cierto: Mikonos es destino de fiesta. Cientos y cientos de personas arremolinadas delante de los bares y discotecas, alcohol por todas partes, fuegos artificiales y un holandés desnudo persiguiendo a chicas. El panorama era un poco decadente, así que después de cenar nos fuimos a la cama para madrugar bien al día siguiente y poder visitarlo todo con tranquilidad.

DÍA 7 – MIKONOS DE DÍA, PLAYA Y LLEGADA A PAROS

Nos levantamos a las 7 para poder visitar la ciudad tranquilamente. A las 7:30 estábamos en los famosos molinos y pudimos disfrutarlos en soledad y sacar todas las fotos que quisimos. También recorrimos las calles vacías y el puerto antiguo, una zona preciosa. ¡Así da gusto visitar Mikonos! Sobre las 12:00 ya habíamos visitado toda la ciudad y sus recovecos, así que nos fuimos a la playa a tomar el sol y descansar. Como la isla tiene turismo nocturno, estuvimos solos en la playa, ya que todo el mundo estaba durmiendo. Sabemos que hay más isla además de la capital, pero en nuestro caso, queríamos ver lo básico y aprovechar más el tiempo en otras islas que nos llamasen más la atención.

Después de comer, cogimos el ferry a Paros, que se convertiría en nuestra isla favorita. Paros es completamente diferente a Mikonos, mucho más tranquila, acogedora y tremendamente bonita, con unos paisajes y unos pueblos de cuento.

Dimos un paseo por la capital, Parikia, que es donde estábamos alojados, y cenamos en nuestro balcón con un anochecer de película, preparados para recorrer la isla al día siguiente.

DÍA 8- NAOUSSA, LEFKES, MARPISSA, PISO LIVADI

Nos levantamos prontito y fuimos a alquilar un coche para pasar dos días en Paros. No hubo problemas de disponibilidad aún habiéndolo cogido sobre la marcha y en temporada alta, así que pusimos rumbo al primer pueblo y nuestra prioridad a visitar en la isla: Naoussa.

Naoussa es, para nosotros, el pueblo más bonito que visitamos en todas las islas griegas. Es muy pequeñito, de pescadores y con tonos blancos y azulados. El agua es de un turquesa precioso. Desde las ruinas de un antiguo castillo enclavado en el mar conseguiréis unas vistas preciosas. Paseamos por sus callecitas y puertos y nos enamoramos irremediablemente de Naoussa.

Luego, pusimos rumbo a Lefkes y caminamos todo el pueblo. Y cuando digo todo es todo, ya que estuvimos más de tres horas recorriendo sus calles y rinconcitos encantadores. Es un pueblo de interior, pero con mucho encanto.

Después dimos un paseíto rápido por Marpissa, mucho más pequeño y, en nuestra opinión, prescindible si no tienes mucho tiempo, y finalmente, nos relajamos un poco en la playa de Piso Livadi, un pueblecito costero pequeño y encantador.

DÍA 9: ANTIPAROS, PLAYA Y PARIKIA

Paros tiene una isla gemela justo al lado que se llama, precisamente, Antiparos. Antes estaban unidas formando una sola isla, pero eventos naturales las separaron. Se puede cruzar en ferry por 3 € por persona y puedes cruzar el coche también. Tardas 10  minutos escasos en cruzar. La idea era dar una vuelta a la isla e ir parando por sus principales puntos de interés: Kastro (la capital), unas cuevas volcánicas preciosas e innumerables playas. Sin embargo, encontramos que las cuevas estaban cerradas, por desgracia.

Además de visitar Kastro, donde más tiempo pasamos en esta isla fue en Agios Georgios, una pequeña (minúscula) calita de aguas transparentes y turquesas con una capillita típica griega a pie de mar. Pudimos relajarnos, tomar el sol y descansar, lo cual nos vino genial.

Antiparos tiene una islita pequeña llamada Despótiko a la que solo podrás acceder en barco. Si quieres visitarla, te recomendamos contratar alguna excursión en barco, aunque lo único que hay en la isla son calitas y un minúsculo yacimiento.

Tras volver a Paros, exploramos Parikia, que aún no habíamos podido hacerlo con tranquilidad y a la luz del día, y nos fuimos a la cama pronto para descansar.

DÍA 10 – LLEGADA A IOS

Al día siguiente, dejamos el coche de alquiler y subimos al ferry rumbo a Ios. Nos alojamos en la capital, Khora. Pudimos visitar varios puntos de interés, como el puerto y las iglesias de la colina, y uno de los mejores atardeceres de nuestra vida.

Sin embargo, poco pudimos hacer en nuestro día y medio en la isla, ya que se desató un vendaval que nos obligó a estar encerrados en el hotel desde esta noche hasta el mediodía del día siguiente…

DÍA 11 – VENDAVAL Y KHORA

Como os decimos, el vendaval truncó nuestros planes, que eran conocer la isla entera. Cosas que pasan. Nunca nos habríamos imaginado encerrados en el hotel en una isla griega por vientos huracanados, pero así fue. No se podía estar en la calle ya que el viento te tiraba y era imposible caminar. Las rachas de viento alcanzaban los 100 kilómetros por hora, así que imaginaos.

Al mediodía, el viento se relajó un poquito. Solo un poco, pasamos a rachas de 70 kilómetros por hora. Con cuidado y dificultad, pero ya se podía caminar. Visitamos en profundidad Khora y poco más, ya que no nos dio tiempo a mucho.

Nos quedamos con una sensación muy agridulce por no haber podido visitar bien la isla y nos dio mucha pena, pero no se puede luchar contra los elementos. Incluso cancelaron los ferris y en otras islas, los vuelos. A veces, en las Cícladas se da este fenómeno de viento huracanado, que se conoce como meltemi. Suelen darse en julio y agosto. Nosotros no teníamos ni idea, la verdad, pero si te toca, paciencia, no se puede hacer mucho más.

DÍA 12 – LLEGADA A SANTORINI – IMEROVIGLI

Rezando para que el meltemi no nos arruinase nuestros días en Santorini, uno de nuestros puntos fuertes del viaje, cogimos el ferry. Al bajarnos comprobamos con alegría que en Santorini Eólo se estaba portando bien y nos dejaría disfrutar sin problema de nuestros días en la isla.

Los dos primeros días nos quedaríamos en Imerovigli, un pueblecito precioso y poco concurrido entre Fira (la capital) y Oia (el pueblo más conocido).

Exploramos sus peculiares callejuelas, sacamos mil fotos y nos sorprendimos llegando a pie a Fira. Están tan cerca que en cosa de 20 minutos llegas dando un agradable paseo desde un pueblo hasta el otro. En nuestra opinión, Fira no es más que un sitio donde ir de compras y conseguir productos que no puedes encontrar en los pueblos, pero nada más.

Volvimos a Imerovigli para hacer el trekking a la roca de Skaros y ver un atardecer de película, como viene siendo habitual en Grecia. Si rodeáis la roca encontraréis una preciosa iglesia escondida en el acantilado. Y así podréis ver un atardecer prácticamente solos y gratis, ya que hay muchos sunset bars que se pasan con los precios solo porque tienen vistas al atardecer…

Después de cenar, dimos un pequeño paseo y fuimos a dormir, ya que al día siguiente teníamos un plan especial.

DÍA 13 – LUJO DE LUNA DE MIEL

Para este día, yo le había regalado a Rodri la estancia en un hotelazo como los que salen en las guías. De estos que tienen una suite con bañera privada y vistas a la caldera. Se trata del hotel Altana. El plan para este día era simplemente disfrutar en el hotel como dos recién casados que somos. Tomar el sol, bañarnos y comer y cenar en nuestra terraza privada con vistas a la caldera. Y eso hicimos.

Lujo, relax, paz, amor y vistas increíbles.

DÍA 14 – TRASLADO A OIA Y VISITA CON FATÍDICO RESULTADO

El día siguiente nos fuimos a Oia para pasar dos días y una noche, ¡pero qué noche! Ahora os lo explicamos:

Cogimos el autobús y llegamos a Oia para comer algo rápido y empezar a visitar cosas. Tuvimos la suerte de poder ver todo el pueblo y caminarlo entero, con sus vistas alucinantes y sus fotos de rigor.

Sin embargo… Mientras buscábamos un restaurante para cenar, Rodri metió el pie en un agujero (el suelo de la calle era de adoquines irregulares) y al momento supo que se había roto algo. No podía caminar porque se moría de dolor. Así que fuimos al hotel y pedimos comida a domicilio. Sinceramente, yo pensaba que no era nada, pero al día siguiente se despertó con un moratón tremendo y fuimos al médico.

Efectivamente, se había roto el pie… En concreto, el quinto metatarso (no el dedo, sino a media altura). El médico le vendó el pie y le recomendó reposo. Como a la mañana siguiente volvíamos para España, le dijo que ya una vez aquí le hiciesen rayos X para confirmar y lo examinasen bien…

Así que, de nuevo, estuvimos encerrados en el hotel y con muchas ganas de seguir viendo atardeceres de ensueño… Por suerte, el día anterior sí que pudimos visitar bien Oia, que, en realidad, es un pueblecito muy pequeño, pero queríamos ir a la playa, sacar más fotos, ir a comer, a cenar… Pero igual que lo del viento, son cosas que pasan…

Al día siguiente, como pudimos, fuimos al aeropuerto y pusimos rumbo a España de nuevo.

Y hasta aquí nuestro accidentado recorrido por Grecia. Como veis, nos han quedado muchas cosas pendientes, ¡así que habrá que volver! Pero en general, disfrutamos muchísimo y hacer continente + islas fue una combinación perfecta para nosotros, que buscábamos tanto historia como relax y lujo.

ALOJAMIENTOS

Aquí os dejamos una lista de todos los alojamientos en donde nos quedamos. Bueno, todos menos el de Meteora, que a pesar de estar bien, el trato fue horrible y la verdad es que no lo recomendamos.

Epidauro:

Hotel Mike, en el centro de la ciudad, buenas vistas. 25 € por persona y noche

Olimpia:

Hotel Prytanio, muy cerca del yacimiento, buena relación calidad-precio. 24 € por persona y noche

Mikonos:

Hotel Galini. En el centro. Pero centro, centro. La dueña, María, es tremendamente amable y el trato fue exquisito. 40 € por persona y noche.

Paros:

Apartamento Villa Adriana. En el centro de Parikia, la capital de Paros. A 50 metros de donde paran los ferries. Con un balcón con vistas y una terraza enorme. Buen trato y buena localización. 35 € por persona y noche.

Imerovigli:

Villa Happening. Sencillo pero bien ubicado, a pocos pasos del centro y de la caldera. Habitación sencilla pero limpia y buen trato. 35 € por persona y noche.

Hotel Altana Heritage Suites. Una pasada. Suit Luna de Miel con terraza y piscina privada, con cena y desayuno privados en nuestra terraza, vistas a la caldera y al lado de la roca de Skaros. Trato impecable, los dueños son tremendamente amables. 230 € por persona y noche.

Oia:

Hotel The Arches. ¿Quién dijo que alojarse en el centro de Oia era prohibitivo? A 20 metros de la calle principal, habitación grande y bonita con terraza y desayuno incluido. Buen trato y limpio. 63 € por persona y noche.

RESTAURANTES

No siempre comimos y cenamos en restaurantes, muchas veces nos llevamos bocadillos o, si estábamos en apartamento, cocinábamos. Pero os vamos a dejar una lista de los restaurantes que más nos gustaron de los que probamos.

Epidavros:

Restaurante Mike. Es el restaurante del hotel donde nos alojamos y puedes ir a comer o cenar aunque no te quedes ahí a dormir. Está al lado del mar y cocinan muy bien. No es nada caro, salimos a unos 12 € por persona y pedimos pulpo, calamares, ensalada griega y tzatziki.

Meteora:

Stefanos Tavern. Está en Kastraki y se come que alucinas. Tienen una parrilla increíble y la carne está de lujo. Producto fresco y de proximidad. Pedimos un entrante, dos principales, bebida y postre por 13 € por persona.

Mikonos:

Nice & Easy. Comida muy rica en el centro de la ciudad. Un poco pijo, pero no está mal para un capricho. Pedimos un entrante, dos principales, bebida y postre por 40 € por persona

Joanna’s Tavern: Comida muy rica a pie de playa. Chiringuito de toda la vida pero con saber estar. Pedimos un entrante, dos principales, bebida y postre por 12 € por persona.

Ios:

Saini’s Taverna: El mejor restaurante en el que hayamos comido o cenado en todas nuestras vacaciones en Grecia. Es muy pequeñito y es un restaurante familiar. Colocan las mesas en los callejoncitos (bien iluminados) y tiene un toque muy romántico. Es comida casera griega de verdad. La musaka me tiene loca. Pedimos un entrante, dos principales, bebida y postre por 12 € por persona. Y repetimos al día siguiente.

Imerovigli:

Let’s eat. Gyros y souvlaki, comida rápida típica griega con mucho sabor y a buen precio. Comimos bien por 3 € por persona, bebida incluída.

The Wine bar. Restaurante elegante con vistas a la caldera. A pesar de estar donde está, no es prohibitivo. Cenamos con vistazas y tomamos entrante + dos principales + bebida por 35 € por persona.

Altana Heritage Suites. El restaurante de nuestro hotel. Cena privada en nuestra terraza con entrante + 2 principales + postres y maridaje de vinos por 50 € por persona. Se puede cenar abajo en el restaurante aunque no estés alojado ahí. Comida buena, de calidad y trato excelente.

Oia:

Ambrosía Restaurant. El más romántico de todo Oia. Cena a la luz de las velas, con vistas de infarto y rosa incluida. Buen trato y producto de calidad. Cenamos un entrante + 2 principales + postres y vinos por 60 € por persona. Está bien para un capricho o una celebración especial.

CONSEJOS EXTRA

  • Procurad visitar monumentos, yacimientos y pueblos bien temprano. Así evitaréis hordas de turistas y el calor sofocante si vais en verano. Normalmente, a partir de las 10 ya se masifica todo (excepto Mikonos, que vive más de noche) y hace un calor de morirse.
  • La mejor zona para alojarse en Mikonos es Fabrika. La estación de bus de Fabrika conecta el aeropuerto, el puerto y la ciudad en frecuencias de 30 minutos por 2 €.
  • Informaos bien de los horarios de apertura de los monumentos y yacimientos, ya que varían de una época a otra y en días concretos, sobre todo, los monasterios de Meteora.
  • Llevad agua siempre cuando vayáis a visitar yacimientos, ya que no suele haber sitios donde comprar algo de beber. Llevad también algo para cubriros la cabeza y crema solar si vais en primavera/verano.
  • Estad pendientes de la previsión meteorológica respecto al viento en las islas para que no os pase como a nosotros.
  • Llevad seguro de viajes. Esto es superimportante, ya que nunca sabes lo que puede pasar, como en el caso del pie de Rodri. Nosotros viajamos con Iati y fueron super rápidos con todos los trámites y funcionan muy bien. Podéis reservar vuestro seguro con descuento en este enlace. Cubren todo tipo de problemas por cancelación y tienen total cobertura covid.
  • En cuanto a coches de alquiler, superimportante: intentad recogerlo y devolverlo en el mismo punto. Todas las empresas de alquiler en Grecia (todas) cobran una tasa fija de 250 € por devolverlo en otro sitio, independientemente de cuántos días tengas el coche y el modelo.
  • En Santorini merece mucho la pena visitar más pueblos además de Oia. Imerovigli es una pasada, Fira ofrece muchas cosas que no hay en Oia y Megalochori es precioso.
  • Sacad los billetes de ferry con antelación por internet para ahorraros colas y formularios en papel.
  • Probad comida local en restaurantes de barrio, que vais a descubrir auténticos tesoros. También podéis llevar bocadillos algunos días o cocinar en vuestro alojamiento si dispone de cocina para abaratar gastos.

Si os animáis a visitar Grecia y tenéis alguna duda, escribidnos un comentario y os contestaremos lo antes posible. Y si habéis visitado Grecia, ¿nos contáis vuestra experiencia?

Asturias, España

Ruta: Lagos de Saliencia en Somiedo

Escrita por: Rodri

Si preguntáis a cualquiera si conoce los lagos de Asturias, es muy probable que os hable de los más que conocidos Lagos de Covadonga. Pero hoy estamos aquí para hablar de otros, de los Lagos de Saliencia, que poco o nada les tienen que envidiar. ¿Os apetece descubrirlos?

Ubicados en la Reserva de la Biosfera de Somiedo y declarados Monumento Natural, estos lagos de origen glaciar y su entorno son una auténtica maravilla que no os podéis perder. Y lo mejor de todo, están al alcance de cualquiera.

DATOS DE INTERÉS

  • Nombre: Ruta Circular de los Lagos de Saliencia
  • Localización: Parque Natural de Somiedo
  • Dificultad: Fácil
  • Formato: Circular
  • Distancia: 8 kilómetros
  • Tiempo aproximado: 4 horas
  • Camino complementario: 4 horas extra

No hay ningún tipo de servicio, más allá de una fuente en la zona del aparcamiento. Especial precaución en los días de calor, ya que apenas hay sombras en todo el recorrido. El agua y la protección solar deben ser nuestros compañeros de viaje. Mucho cuidado también en invierno. Estáis en la montaña, a una altura considerable. Recordad que, en caso de duda, siempre es mejor dar la vuelta y volver otro día. A pesar de que es una ruta fácil, llevad siempre ropa y calzado adecuados.

CÓMO LLEGAR

El inicio de la ruta está situado en el Alto de la Farrapona, donde encontraremos un aparcamiento de tamaño considerable que sirve de frontera entre Asturias y la provincia de León.

Desde la vertiente asturiana se accede por la carretera SD-1. Desde el pueblo de Saliencia no tiene pérdida y la carretera está, por lo general, en buen estado. Si venís desde León… tenemos que decir que la situación es lamentable. Es más que sorprendente ver como una vez llegado a Torrestío el asfalto termina. Si queréis llegar al Alto de la Farrapona, no os queda más remedio que armaros de paciencia y comenzar el ascenso por un camino de tierra y piedras de unos 4 km.

RUTA CIRCULAR

Si bien es cierto que cada uno puede hacerlo a su manera, lo más común (y recomendable) es hacer la ruta circular que comunica todos los lagos. ¡Y eso es lo que hicimos nosotros!

Una vez dejado el coche en el aparcamiento, descendemos por una pista bien señalizada que probablemente nos proporcione el único momento de sombra del día. Es el comienzo de nuestra travesía, y no tardamos mucho en ver cómo el camino se abre y nos maravilla con el primero de los lagos.

LAGO DE LA CUEVA

Este lago sorprende a cualquier viajero. Rodeado de montañas por todos sus lados, podéis ver el reflejo de las mismas dibujado en el agua. Desde este punto, ya podemos distinguir las primeras bocas de la antigua Mina de hierro de Santa Rita, que se mantuvo en activo hasta 1978. Es muy curioso ver como el tono rojizo del hierro llega a cubrir los caminos en zigzag que ascienden hasta el siguiente lago.

En este punto tomamos nuestra primera decisión. Junto al Lago de la Cueva encontraremos una cabaña y un teito. Tras ellos hay un sendero que nos llevará igualmente a hacer la ruta circular, aunque nosotros preferimos seguir el camino que parecía más lógico y volver por el otro al final del día ¡Vosotros decidís en qué sentido queréis hacer el recorrido!

Nosotros aprovechamos para parar a comer algo junto a este lago, en una pequeña pradera a la salida de una de las bocas de la mina. Es un lugar para disfrutar con unas vistas increíbles, sacar unas fotos y simplemente escuchar el sonido de la naturaleza.

Subiendo por el camino en zigzag, encontraremos el mirador del Lago de la Cueva.

LAGO ALMAGRERA O LAGO MINA

Este es el lago más pequeño de todos y, si vais en los meses de verano, es muy probable que ni siquiera lo veáis. Es un lago temporal, así que se suele secar cuando aprieta el calor. No obstante se intuye donde suele estar habitualmente, así que no os volváis locos buscando. ¡Si no lo veis es que no está!

LAGO CERVERIZ

Nuestro favorito. El lago Cerveriz está enmarcado en un paisaje espectacular en el que dan ganas de quedarse durante horas. Es un lago de agua más oscura que los anteriores, ubicado al pie de los Picos Albos y rodeado de grandes praderas que llegan hasta donde alcanza la vista. Si echáis un vistazo, podéis encontrar pisadas y rastros de todo tipo de animales. Eso sí, tendréis que tomar decisiones de nuevo. En este punto, podéis proseguir con la ruta circular o, si tenéis tiempo y sois unos verdaderos aventureros, salir de la ruta y tomar el desvío que os conducirá a…

LAGO DEL VALLE

Este lago es el mayor lago que encontraréis en toda la Cordillera Cantábrica, con un perímetro de más de 2 kilómetros. No está precisamente cerca de la ruta circular de los Lagos de Saliencia, así que nosotros recomendamos verlo en otro momento realizando la ruta que sale de Valle de Lago. Si aún así os animáis a seguir adelante, tendréis que añadir unas 4 horas a vuestro día en la montaña (2 de ida y otras 2 de vuelta al mismo punto). Eso sí, el paisaje es espectacular.

LAGO CALABAZOSA O LAGO NEGRO

Dejamos atrás el Lago Cerveriz y, en apenas 15 o 20 minutos, nos encontramos con el majestuoso Lago Negro. Suelen llamarlo así por el color de su agua, que parece más oscura debido a su gran profundidad. Estamos ante el lago de mayor altura y tamaño de todos los que componen esta ruta de los Lagos de Saliencia. Pero no solo eso: este es el más profundo de toda la Cordillera Cantábrica, superando los 50 metros en algunos puntos.

El camino resulta más o menos evidente, rodeando el lago hasta alcanzar un punto en el que el sendero os elevará entre las montañas hasta perderlo de vista. Seguid avanzando y pronto os encontraréis a un viejo conocido, el Lago de la Cueva. Tras rodearlo, apareceréis de nuevo por el sendero que hay tras la cabaña y el teito que os comentamos al principio.

¡Ya estáis listos para volver a casa!

CONSEJO

Todo depende de donde os alojéis pero, normalmente, el Parque Natural de Somiedo es un sitio que suele estar un poco alejado de todo. Si es vuestro caso, no dudéis en pasar la noche en uno de los muchos de alojamientos rurales que hay por la zona para poder aprovechar mejor el día. No hay nada peor que tener que conducir un par de horas después de llegar cansado de un largo día en la montaña. Reservad vuestra noche con tiempo, en primavera y verano suele haber bastante afluencia de gente.

¿Qué os ha parecido esta ruta? ¿Os animáis a hacerla? Para nosotros, es una de las más bonitas de Asturias y los lagos son impresionantes. ¡No os la perdáis!

Asturias

¡Todos a bordo! Disfruta de la costa gijonesa en catamarán

Hace unas semanas, pudimos disfrutar del viaje inaugural de Todos A Bordo Gijón, una empresa que ofrece paseos por la costa, fiestas a bordo, catering, salidas románticas al atardecer y mucho más en un precioso catamarán amarrado en el puerto deportivo de Gijón. Fue una gran velada en la que pasamos un rato muy divertido con gente muy agradable y de paso, buscamos un tesoro escondido por el barco mientras nos tomábamos una copa y disfrutábamos de un precioso atardecer sobre el cantábrico. ¿Os contamos más?

¿QUÉ ES TODOS A BORDO GIJÓN?

Es una empresa joven y dinámica ubicada en Gijón que se lo curra mucho para que podáis disfrutar de la costa gijonesa como más os guste: en pareja, con amigos o con familia. El trato es amable, cercano y siempre están abiertos a sugerencias. Cuentan con todos los permisos de navegación y todos los permisos especiales para llevar a cabo todos los servicios que ofrecen a bordo.

¿QUÉ SERVICIOS OFRECEN?

La oferta es muy completa y para todos los gustos:

  • Navegación en grupos de hasta 12 personas
  • Despedidas de soltero/a
  • Veladas románticas al atardecer
  • Despedida de un ser querido con suelta de cenizas
  • Alquiler de catamarán
  • Sesión de fotos con fotógrafo profesional

A todo esto se le pueden añadir extras, como por ejemplo:

  • Picnic romántico (opción vegetariana y sin gluten)
  • Música en directo
  • Tuppersex
  • Bebida
  • Animación
  • Fotógrafo profesional

Y de vez en cuando, organizan también veladas especiales como fiestas ibicencas, hogueras de San Juan a bordo y muchas sorpresas más. ¡Y atienden peticiones especiales! Así que si tienes una idea, coméntaselo.

¿QUÉ TAL FUE NUESTRA EXPERIENCIA?

Nos lo pasamos pipa. Embarcamos en la fiesta inaugural y disfrutamos de una velada muy divertida a bordo. Conocimos a unas chicas muy majas, surcamos las olas en proa, degustamos un cóctel, bailamos a ritmo de temazos, sacamos unas fotos preciosas al atardecer y nos reímos a carcajadas con los juegos y la animación de Meca Y Eso, que trabaja en colaboración con Todos A Bordo para ofrecer un rato divertido y muchas risas a bordo del catamarán. Fue una experiencia muy divertida y sin duda repetiríamos. Ya no solo porque nos guste mucho navegar, sino porque tanto el trato como el paseo, la fiesta y la animación fue muy divertido. El barco es precioso, cómodo y seguro.

¡No os lo penséis, es un planazo para pasar un rato diferente en Gijón!

CONTACTO:

Para más información, tarifas y reservas, contactad con Todos A Bordo Gijón en:

  • Teléfono: 615 015 910
  • Email: reservas@todosabordogijon.com
  • Instagram: @todosabordogijon
Asturias

La Retuerta: Una casona asturiana de película

Hace ya unas semanas, tuvimos la gran oportunidad de alojarnos en La Retuerta, una casa de arquitectura típica asturiana ubicada en el concejo de Nava. Podemos decir que ya “la conocíamos” gracias al poder que tienen hoy en día las redes sociales, pero lo que Rosaura y María (encantadoras, por cierto) nos enseñaron, nos dejó maravillados.

LOCALIZACIÓN

Se encuentra en Piloñeta, a escasos 2 kilómetros de la capital del concejo, Nava, en el Valle de Fuensanta. Al ser la última casa del pueblo, se respira una tranquilidad increíble, y la privacidad está garantizada. ¡Ideal para unos días de desconexión! Y si lo que buscáis es moveros, estáis a media hora escasa de los principales núcleos de población y de la playa.

LA CASA

Es una casa de arquitectura típica asturiana dividida en dos plantas. Fue construida por los tatarabuelos de las actuales propietarias y decidieron restaurarla siendo fieles a esa arquitectura tradicional utilizando piedra y madera. Toda la decoración de la casa se basa en muebles antiguos restaurados, dándole un ambiente diferente y cálido a la vez que te hace sentir cómodo desde el primer momento.

En la planta baja encontramos una cocina perfectamente equipada y un pequeño baño, pero lo que se lleva la palma es el gran salón que ocupa casi toda la superficie. Su gran mesa, su biblioteca, la chimenea… ¡incluso el techo! Da igual donde miréis, cada rincón tiene un encanto especial. Tenemos que reconocer que nosotros sentimos especial predilección por las chimeneas. No hay nada parecido a calentarse frente al fuego, por no hablar de la tranquilidad y calidez que aportan las llamas y el crepitar de la madera.

En la planta superior nos encontramos con nada más y nada menos que 3 dormitorios y una pequeña sala de estar que es la antesala a un gran corredor con vistas a la montaña. Un lugar ideal para relajarse, leer un libro o simplemente quedarte hipnotizado contemplando el valle mientras disfrutas de una copa de vino.

EL EXTERIOR

No sé si habrá quedado claro que la casa es una auténtica maravilla pero, por si esto fuera poco, cuenta con una finca privada de la que podéis disfrutar como un niño.

Una gran zona ajardinada muy bien cuidada se abre paso ante la casa. En uno de los laterales hay un cenador de madera con vistas al pueblo y a la montaña del que puedes disfrutar tanto de día como de noche gracias a su peculiar iluminación. Nosotros decidimos aprovecharlo para nuestros desayunos y, la verdad, no puedes hacer otra cosa que no sea disfrutar en ese entorno.

LA CUADRA

Posiblemente uno de los lugares que más me ha impactado de La Retuerta es su antigua cuadra, a la que también se puede acceder desde el interior de la casa. En la actualidad se utiliza sobre todo para guardar leña para la chimenea, pero también contiene viejos aperos de labranza y un sinfín de objetos antiguos. Desde bicicletas a pupitres, pasando por lámparas y radios. Un auténtico museo en miniatura que algunos valoramos y nos encanta contemplar.

EL ENTORNO

Admito que dan ganas de quedarse en La Retuerta y disfrutar de la tranquilidad de su entorno, pero si queréis moveros, estáis en una ubicación perfecta, donde casi todo está cerca.

¿Os gusta la ciudad? Gijón y Oviedo están a menos de media hora de camino. ¿Preferís conocer pueblos típicos de la costa asturiana? 30 minutos os separan de Lastres. A partir de ahí, Ribadesella o Llanes os recibirán también con los brazos abiertos.

¿Sois más de naturaleza? Prácticamente al lado de la casa empiezan la Ruta de los Molinos y la de las foces del río Pendón.

¿Las rutas os han sabido a poco? A poco más de media hora encontraréis Cangas de Onís, la puerta de entrada a Covadonga y sus famosos Lagos. Ojo, si vais en verano tendréis que madrugar mucho o coger un autobús para subir a los lagos, ya que cortan la carretera para controlar la afluencia de gente.

Poco más os podemos contar. La Retuerta es un lugar ideal si buscáis un sitio para desconectar, pero también un alojamiento genial si queréis escapar de las grandes ciudades y al mismo tiempo tener todo al alcance. Una casa entera a vuestra disposición, con aparcamiento privado, en medio de las montañas y con todas las comodidades.

CONTACTO

España

Hotel Rural La Figar: Tu hogar entre el mar y la montaña

Hace unos días, pudimos disfrutar del Hotel Rural La Figar, un alojamiento rural perteneciente a la red de calidad de Casonas Asturianas que junta el lujo y la familiaridad. Estuvimos muy a gusto y pudimos descubrir un sitio perfecto para descansar en familia, en pareja, con amigos o… ¡con mascotas! A un lado, el mar Cantábrico; al otro, las montañas asturianas. Un verdadero placer visual y sensorial, un pequeño paraíso para disfrutar.

LOCALIZACIÓN

Se encuentra ubicado en el pueblo de Argüero, en el concejo de Villaviciosa, a solo 30 minutos de Gijón y a 45 de Oviedo. Es un pueblo muy tranquilo y se respira paz. Su localización brinda al hotel una vista privilegiada: mar a un lado, montañas al otro.

EL HOTEL

El edificio es una antigua casona familiar reconvertida en hotel. La madera y la piedra son muy agradables a la vista y el toque rústico pero actual hace que te sientas como en casa desde el primer momento. Una verdadera casona asturiana con historia. De hecho, mantiene el hórreo tradicional y el pozo.

En cuanto al interior, cuenta con un salón con chimenea donde pasar largas tardes de invierno leyendo al calor del fuego con una taza de leche caliente. También hay un comedor y un porche que será tu mejor aliado en los días de lluvia. ¿A quién no le gusta oler el aroma de la lluvia empapando la hierba mientras disfruta de una agradable charla a cubierto en el porche?

Si el interior es bonito, el exterior te deja con la boca abierta. Dispone de un jardín inglés al frente de la casa, con unas flores maravillosas en primavera que se tiñen de blanco en invierno ante las nevadas. Un verdadero paisaje de cuento da igual la estación en la que estemos. Al extremo de la casa hay un prado con hamacas y bastante espacio para tumbarse a tomar el sol en la hierba o a leer debajo de la higuera que da nombre al hotel.

La finca está totalmente vallada, así que la seguridad está garantizada. Pueden corretear niños y perros sin peligro ninguno. Además, dispone de aparcamiento privado para los clientes dentro de la misma finca.

LAS HABITACIONES

Hay ocho habitaciones, todas ubicadas en la primera planta de la casona. Las habitaciones están todas decoradas diferentes entre sí y de forma personalizada, cuidando al máximo los detalles. Cuentan con baño completo con bañera, productos de acogida y secador de pelo, calefacción y cómodas camas para su descanso con lencería de algodón. Las habitaciones tienen vistas al jardín, a la finca del hotel con los verdes prados y la Sierra del Sueve de fondo o al mar Cantábrico. Un verdadero placer para la vista.

Además, dos de esas habitaciones dan la opción de añadir camas supletorias, con lo cual pueden alojar a familias.

RESTAURANTE

En cuanto a la cocina, lo primero a destacar es el desayuno. Madre mía, ¡qué bien huele por las mañanas! Y es que el desayuno que se sirve es completamente casero: repostería tradicional asturiana, bizcochos, yogur, mermeladas, tortilla, sándwiches, zumo, café, infusiones… Todo casero al 100 %. Cada día el desayuno es diferente, dependiendo de lo que se haga en cocina ese día. Es una pasada y está todo buenísimo, con sabores tradicionales y para todos los gustos. Una maravilla.

No se sirven comidas, pero hay por la zona a pocos metros a pie varios restaurantes. En cuanto a las cenas, la mejor opción vuelve a ser el hotel: cremas, sopas, ensaladas, quesos asturianos, verduras, patés caseros… Esas son algunas opciones de primeros platos. En cuanto a los principales, hay desde huevos hasta carne o pescado, todo fresco, casero y muy, muy rico. Cocina tradicional con sabores de verdad. Todo recién hecho. Los postres tampoco defraudan y nos deleitan con una serie de dulces asturianos o con un postre ligero como un yogur casero.

PEREGRINOS

Si estás haciendo El Camino, no lo dudes y para a descansar en el Hotel Rural La Figar. Es el mejor lugar para recuperar fuerzas tras una dura caminata. Cuenta con servicios especiales para peregrinos, como:

  1. Servicio de cena en el restaurante de la casona: entre 9 y 20 euros
  2. Servicio de lavado y secado de ropa gratis
  3. Detalle reparador de bienvenida del peregrino
  4. Kit pies peregrinos especializado en el cuidado de pies: 4 euros
  5. Kit energía ultrella, para sobrellevar la caminata, 4 euros
  6. Servicio de traslado de equipajes desde 1 euro/km
  7. Zona para limpiar botas y bicis en el exterior del hotel
  8. Wifi gratis, ordenador e información del Camino disponible

EL ENTORNO

No solo tiene vistas bonitas, sino que el Hotel Rural La Figar está ubicado en una zona preciosa. A unos 10 minutos andando desde el hotel está la impresionante cascada Mexona, que discurre desde la montaña al mar en tres resaltos. No dudéis en acercaros a verla, pues es impresionante. Eso sí, la bajada es complicada e incluso es necesario ir agarrándose a una cuerda, así que id con ropa y calzado adecuados

Además de la Mexona también podéis visitar el mirador de Bustiellu, al que se llega también a pocos minutos a pie desde el hotel por una senda entre acantilados. Podéis conectar este paseo con la visita a la Mexona.

Villaviciosa está a solo 15 minutos en coche.

OTROS SERVICIOS

Además de todo lo que os hemos indicado, el hotel también tiene:

  • Servicio de habitaciones con una pequeña carta de platos para degustar.
  • Servicio de lavandería interna o externa.
  • Servicio de canguro (previa reserva).
  • Wifi gratuito en todo el hotel.

Como habéis visto, el Hotel Rural La Figar es el sitio ideal para quienes buscan paz y tranquilidad en una ubicación privilegiada pero sin renunciar al lujo. Está cerca de las principales ciudades de Asturias y tanto vosotros como vuestras mascotas os sentiréis como en casa gracias a un ambiente hogareño y a una comida con sabores de la tierra.

CONTACTO

España

Hotel CieloAstur: paz, lujo y respeto por el medio ambiente

Hace unas semanas tuvimos la suerte de alojarnos en el hotel CieloAstur, un resort que combina el turismo ecológico y la paz de la montaña sin renunciar a todos los lujos necesarios para disfrutar de unos días de descanso de ensueño. Villas de madera independientes con todas las comodidades, un jacuzzi exterior con unas vistas despampanantes y un restaurante que sorprende por su cocina, con un sabor vibrante y una presentación que no te dejará indiferente. ¿Te animas a descubrirlo?

LOCALIZACIÓN

El hotel CieloAstur se encuentra en Linares, en el concejo de Proaza. Eso hace que las vistas sean impresionantes: Montañas, verdes prados, atardeceres de película… Un enclave perfecto para perderse entre el arrullo del agua y el sonido de la hierba al compás del viento. Un retiro de paz y armonía.

LAS VILLAS

¿Te gustaría alojarte en una villa independiente de madera con unas vistas de escándalo y todas las comodidades? Todas las villas están diseñadas con un estilo nórdico y actual. Puedes elegir entre cuatro opciones:

Villa Estándar:

  • 40 metros cuadrados
  • 3 personas
  • Cama de matrimonio (1.80) o doble
  • Sofá cama
  • Vistas a la montaña
  • Terraza

Villa Superior

  • 50 metros cuadrados
  • 4 personas
  • Cama de matrimonio (1.80) o doble
  • Sofá cama doble
  • Vistas a la montaña
  • Terraza

Villa Deluxe

  • 50 metros cuadrados
  • 4 personas
  • Cama de matrimonio (1.80) o doble
  • Bañera con vistas (Sales minerales incluidas)
  • Vistas a la montaña
  • Terraza

Villa del Árbol

La villa más especial, en lo alto de un tronco, y simulando a las tradicionales cabañas en el árbol, esta suite nos permite disfrutar plenamente del paisaje puesto que se encuentra en unas de las ubicaciones privilegiadas del resort.

  • 40 metros cuadrados
  • 2 personas
  • Bañera con vistas
  • Ubicada en lo alto de un tronco
  • Vistas a la montaña desde lo más alto
  • Terraza

JACUZZI

Con la estancia en el hotel CieloAstur puedes disfrutar diariamente de un relajante baño de 30 minutos en el jaccuzzi privado exterior que se encuentra en sus instalaciones. Las vistas a la montaña harán que ese momento sea inolvidable. Consejo: Date el baño al atardecer mientras tomas una copa de champán para disfrutar de uno de los mejores atardeceres de tu vida.

RESTAURANTE

La Cuadrina de Tanislao ha pasado a ser uno de nuestros restaurantes preferidos de Asturias. Sabores tradicionales, cocina 100 % asturiana, con producto de proximidad y de una gran calidad pero con una presentación genuinamente moderna y con un toque de alta cocina que te sorprenderá. Te recomendamos las cebollas rellenas y cualquiera de sus ensaladas, porque son un espectáculo.

ALQUILER DE E-BIKES

¿Alguna vez has montado en bicicleta eléctrica? ¡Puedes alquilarlas allí mismo! Recorre la montaña cómodamente y disfruta de un día al más puro estilo Verano Azul. También disponen de taller y parking privado.

ECOTURISMO

Cada vez somos más conscientes de que es necesario cambiar nuestra forma de viajar y recorrer el mundo, y en el hotel CieloAstur están muy concienciados con el medio ambiente. Tanto es así que es un hotel sostenible, desde su construcción hasta su desarrollo y funcionamiento. Utilizan materiales y energías renovables, producto de proximidad y reducen el consumo de plásticos. ¡Por eso nos gusta tanto este hotel!

Como ves, el hotel CieloAstur es la opción perfecta para pasar unos días en plena naturaleza pero sin renunciar a todos los lujos y comodidades de un resort de lujo. Vistas impresionantes, villas modernas y acondicionadas, jacuzzi, restaurante y mucha, mucha paz. ¡No te lo pienses y reserva ya tu estancia!

CONTACTO

Hotel CieloAstur

Calle Bolera 7 / Linares de Proaza, Asturias

Teléfono: +34 634421412

Email: informacion@cieloastur.com

España

Ruta: La Seimeira

Escrita por: Nadia

Una de las rutas que más nos gustan de Asturias es la Ruta de la Seimeira, en Santa Eulalia de Oscos. Discurre entre bosques verdes de cuento siguiendo el curso de un río para terminar en una imponente cascada. Es una ruta poco conocida y de nivel fácil, así que puede hacerla toda la familia, siempre y cuando tengáis un mínimo de forma física y podáis caminar bien. Además, para los más atrevidos existe un camino complementario para añadir algunos kilómetros más a la ruta y explorar una aldea con unos tejos milenarios. ¿Nos acompañáis a descubrir los encantos de esta ruta?

DATOS DE INTERÉS

  • Nombre: Ruta de la Seimeira
  • Localización: Pumares (Santa Eulalia de Oscos)
  • Dificultad: Fácil
  • Formato: Ida y vuelta
  • Distancia: 7 kilómetros en total
  • Tiempo aproximado: 2 horas y media (ida y vuelta)
  • Camino complementario: 3 kilómetros más

LOCALIZACIÓN

La ruta suele comenzar en el área recreativa de Pumares, pero nosotros empezamos la ruta desde la aldea de Pumares directamente (es decir, nos saltamos los 200 primeros metros). Podéis aparcar el coche antes de entrar al puente. La aldea de por sí es digna de visitar, a nosotros nos parece preciosa. Todas las casas están impecablemente cuidadas y tiene mucho encanto. Además, toda la zona de Los Oscos es preciosa y hay muchísimas cosas que ver y visitar, así que si vais a hacer esta ruta, planificad también alguna otra visita o incluso pasad una noche en Los Oscos.

Si seguís a pie la carretera que va al lado del río Agüera, veréis que os adentráis poco a poco en un bosque en un camino ascendente. En esta parte os encontraréis con molinos de agua abandonados, antiguas construcciones. También hay corripas, antiguas construcciones que servían para almacenar castañas.

Más adelante, después de una subida un poco más empinada, llegamos a la aldea abandonada  de Acandeira, ya totalmente comida por la naturaleza. Sin embargo, aún se conservan las estructuras de algunas casas y es posible entrar en ellas.

Subimos un poquito más y se va allanando el camino, incluso hay alguna bajada para volver al cauce del río. Estamos ahora en el Valle del Desterrado. Suena imponente, ¿verdad? Se llama así por una leyenda de la zona. Podéis leerla en un cartel allí mismo, que la cuentan perfectamente. Pero si no podéis esperar y os pica la curiosidad, aquí os la dejamos.

En este valle encontraréis un área recreativa perfecta para pararse a descansar y a comer para reponer fuerzas. Si bien es cierto que nosotros solemos huir de las áreas recreativas porque preferimos comer en algún rinconcito bonito y apartado.

Seguimos caminando y vemos una bifurcación. El camino de la derecha nos lleva a la cascada de la Seimeira, nuestro objetivo principal. El de la izquierda es el camino complementario del que os habíamos hablado. Lleva a Busqueimado, una aldea de muy pocos habitantes (7, si no recuerdo mal) que tiene un tesoro: unos tejos de hace 600 años. Por supuesto, nosotros no nos queríamos quedar sin visitar la aldea y los tejos, pero preferimos hacerlo a la vuelta. Así que seguimos por la derecha hacia la cascada.

Desde esa bifurcación quedan solo 300 metros para llegar a la Seimeira. Un poco de subida, un poco de bajada… ¡Ya se escucha el agua de la cascada! Saltamos de piedra en piedra ¡y ya la vemos! Preciosa, imponente y majestuosa. Una maravilla y un premio para la vista. Hay una roca que no nos deja acercarnos mucho, pero podéis acercaros si la “escaláis”. Está en bajada, así que tened cuidado, pero se puede hacer. De hecho, la foto está sacada desde encima de esa roca. Nosotros comimos ahí, a pie de la cascada.

Una vez hayáis hecho mil fotos, es hora de volver. Pero antes, os recomendamos coger un desvío de subida que hay ahí mismo (a pocos metros de llegar a la cascada) que sube y te acerca más todavía a ella. Además, te da otra panorámica de la misma, ya que al estar en curva, desde abajo no se ve entera.

Ahora sí, toca bajar y volver. Como os hemos dicho, nosotros decidimos desviarnos hacia Busqueimado para visitar la aldea y los tejos. Eso añade 3 kilómetros más a la ruta. Es un camino lineal, desde el cruce Busqueimado queda a un kilómetro y medio. Eso sí, en subida tooooodo el tiempo. Así que si estáis muy cansados o si vais con peques, quizás mejor saltarse esta parte.

Si os sentís con fuerzas, la recompensa merece la pena. Os aconsejamos llevar pantalón largo, pues en esta parte el camino no es amplio y te rozas con pinchos, zarzas y demás. Tras ese kilómetro y medio de subida infinita, llegamos a Busqueimado y vemos perfectamente indicada la ermita y los tejos. Nosotros estábamos solos, así que nos sentamos un ratito delante de los tejos a descansar y a disfrutar de esa soledad y paz.

Tras sacar fotos y descansar un poco, empezamos a bajar por donde hemos venido. Toca volver a casa. Desandamos todo lo que hemos andado y volvemos a la aldea de Pumares, después de haber visto y vivido cosas maravillosas. ¡Muy recomendable!

Como veis, es una ruta que merece la pena, cortita, relativamente fácil y con unos paisajes que os dejarán con la boca abierta. ¿Os animáis a hacerla? Nos encantaría saber qué os ha parecido.

Tips

Recorre el mundo con las zapatillas Tropicfeel

Escrita por: Nadia

¿Buscas unas zapatillas que se adapten a tu día a día, a tu espíritu aventurero y que además de ser cómodas sean respetuosas con el medio ambiente? Entonces, sigue leyendo, porque te vamos a hablar de una marca que a nosotros nos encanta y que cumple con todos estos requisitos: Las zapatillas Tropicfeel. Podéis conseguirlas con descuento en este enlace usando el código STORMTROTTERS10.

Yo, como buena atleta y bailarina, soy muy quisquillosa con el calzado. Que si me hace daño aquí, que si me hace rozadura allá… Cuando me calzo unas Tropicfeel es como si me envolviese el pie en algodones. Son suaves, cómodas, no rozan y no hacen daño. Además, son ligeras, por lo que las hace ideales para llevarlas de viaje. Por eso, mis zapatillas Tropicfeel modelo Cala me acompañan adonde vaya.

Pero no soy yo la única que opina así. Rodri vio en el catálogo las Tropicfeel modelo Canyon y se enamoró a primera vista. Cuando se las probó alucinó de lo cómodas, ligeras y bonitas que son. Fue un perfect match, sin duda.

Pero no solo importan la comodidad y la estética. Para nosotros, es muy importante que además sean prendas sostenibles. Para su fabricación, se utilizan materiales reciclados y reciclables y la cadena de producción es ecológica.

Tropicfeel cuenta con cuatro colecciones, perfectas para cada ocasión:

  • Jungle: Se adaptan perfectamente a tu pie, son de secado rápido y antideslizantes. Y como todas las Tropicfeel, son ligeras y sostenibles.
  • Canyon: Como pisar algodón. Son cómodas, de secado rápido, todoterreno y antideslizantes. Todo esto sin renunciar a la ligereza y sostenibilidad que las caracteriza.
  • Moonson: Además de ser antideslizantes, sus plantillas son extraíbles y también son todoterreno. Son fáciles de llevar y respetuosas con el medio ambiente.
  • Cala: Son las más ligeras de todas, ¡solo pesan 228 gramos! Son tan cómodas que puedes llevarlas 24 horas puestas y no te saldrá ni una rozadura. Además, son de secado rápido y antideslizantes. Si quieres llevarte una pequeña sorpresa, observa la suela, a ver si te suena el diseño. ¡También son sostenibles!

Como veis, todas las zapatillas Tropicfeel, sean el modelo que sean, son perfectas para explorar el mundo y su amplia gama de colores permiten combinarlas con todo tipo de ropa, ya sea más deportiva o urbana. Sus diseños son modernos y frescos y el hecho de que la marca respete los principios de sostenibilidad es algo que nos engancha.

Os recomendamos echarle un vistazo a su web para buscar más información y también para descubrir otros productos Tropicfeel. Recordad utilizar el código STORMTROTTERS10 para obtener un 10 % de descuento.

España

Gijón a través de nuestros ojos

Escrita por: Nadia

Llevamos posponiendo esto demasiado tiempo… Pero nos daba miedo no estar a la altura. Gijón es nuestra ciudad y le debemos una entrada bonita. No queríamos que fuese la típica guía de la ciudad, porque para eso las Lonely Planet van genial. Queríamos algo que nos saliese del corazón, así que hemos pensado escribir esta entrada sobre Gijón centrándonos en nuestros rincones favoritos, que pueden ser sitios, parques, restaurantes, playas, ocio o tiendas.

Además, hemos pedido a nuestros seguidores en Instagram que nos compartan sus lugares favoritos de la ciudad para añadirlos a esta lista, así que siempre estará actualizándose. ¿Nos acompañais en nuestro paseo por Gijón?

Yo me mudé a Gijón desde Barcelona a principios de 2013. Sí, por amor. No era una ciudad con la que hubiese tenido contacto estrecho anteriormente, a pesar de haber crecido en Luarca. Solo venía para competiciones de atletismo.

En nuestra primera cita, Rodri, que ya llevaba viviendo aquí unos años aunque es de Langreo, me llevó a conocer muchos de los puntos más conocidos de Gijón y sentí que no solo me enamoraba de una persona, sino también de una ciudad. La mezcla de montaña y mar, sus calles, su gente, su perfecto tamaño y sobre todo, la gran oferta cultural que ofrece, la más importante de Asturias, algo que para mí era clave.

Pero vamos a lo importante. Aquí os cuento de manera organizada y desde el corazón los sitios que nos tienen fascinados:

PLAYAS: SAN LORENZO, PONIENTE, LA ÑORA

Gijón tiene más playas, por supuesto, pero para nosotros, estas son nuestras favoritas. Sin embargo, tenemos que matizarlas.

San Lorenzo es la más conocida, visitada tanto en verano como en invierno. Su largo paseo marítimo, llamado El Muro, es el punto favorito de los gijoneses para pasear, patinar o correr. Su forma de concha es perfecta para observar la ciudad juntándose con el mar desde todos los puntos del paseo.

Sin embargo, para pasar un día de playa, prefiero ir a Poniente, justo al otro lado del cerro de Santa Catalina y donde se encuentra el puerto deportivo. Quizás las vistas no son tan bonitas, ya que a la izquierda se encuentra el Musel, el puerto industrial de la ciudad, pero hay más espacio y el agua está más limpia.

Además, hay muchas empresas de actividades acuáticas en la zona y siempre se ve a gente haciendo paddle surf, motos de agua, cursos de vela, etc. Su paseo marítimo quizás no sea tan largo y bonito, pero tiene encanto y es muy agradable, lleno de sitios para tomar algo.

La Ñora es una playa más salvaje y natural. Para mí, lo ideal es llegar dando un paseo desde San Lorenzo o la Llorea, luego os hablo más en detalle de esto. Es una playa pequeñita y puede llegar a estar abarrotada en temporada alta, pero para los primeros y últimos días del verano es perfecta.

PARQUES: ISABEL LA CATÓLICA Y LOS PERICONES

Una cosa que me encanta de Gijón es la cantidad de zonas verdes que tiene. Es maravilloso porque a cada cuatro pasos, te encuentras un parque o un jardincito y alegra mucho a la vista. Los dos de los que os voy a hablar son los más grandes y los pulmones de Gijón.

Del Parque de Isabel la Católica guardo muy buenos recuerdos, ya que de pequeña, después de las competiciones mis padres me llevaban allí a jugar en los columpios y a darles de comer a las palomas y a los pavos reales que hay sueltos por el parque.

Está por la zona del Molinón y es muy bonito para pasear o sentarse a leer en un banco o en el césped. Como os he dicho, tiene una zona infantil y también una parte con diferentes especies de aves, algunas sueltas y otras no.

El Parque de los Pericones es la zona verde más grande de Gijón. Se extiende a lo largo de muchos kilómetros y está lleno de subidas y bajadas, sendas para caminar o correr, carriles bici y zonas infantiles. A nosotros nos encanta para tomar el sol o hacer picnics en primavera y verano. Solemos ir bastante.

LUGARES ICÓNICOS: LAS LETRONAS Y EL ELOGIO DEL HORIZONTE

¿Quién quiere las letras de Ámsterdam teniendo las de Gijón? Y es que, casi sin querer, se han convertido en todo un icono de la ciudad y no hay nadie que venga y no se saque una foto con ellas, en cualquier época del año. Están en el puerto deportivo, muy cerca del Palacio de Revillagigedo.

Pero el icono por excelencia es el famoso Elogio del Horizonte, una escultura hecha por Chillida en 1990 situada en lo alto del Cerro de Santa Catalina y visible desde casi toda la costa de la ciudad.

Recuerdo que de pequeña, vine a verlo con una excursión del cole y se me quedó grabada en la cabeza porque si te colocas justo en un punto concreto dentro del arco de la escultura, escuchas perfectamente el mar. Aléjate un solo centímetro y dejarás de oírlo. Me pareció magia y aún ahora me sigue sorprendiendo.

GIGIA: TERMAS DE CAMPO VALDÉS, VILLA ROMANA DE VERANES Y PARQUE ARQUEOLÓGICO DE LA CAMPA TORRE

Nos encanta la historia, sobre todo a mí. Por eso, vivir en una ciudad que date desde la antigüedad es algo que me fascina. Gijón, o Gigia para los romanos, cuenta con muchos vestigios de la época en la que formábamos parte del Imperio y eso también lo descubrí en aquella excursión del colegio. Y muchos años después, volví a descubrir esta parte tan antigua de Gijón.

La ciudad cuenta con tres museos arqueológicos: las Termas de Campo Valdés, la Villa romana de Veranes y el Parque Arqueológico-Natural de la Campa Torres. Además, también quedan restos por la ciudad de aquella época, como la muralla romana que se puede ver en el barrio de Cimadevilla

Si os gusta la historia, os recomendamos hacer un tour por todas estas localizaciones y enclaves y que no os perdáis los tres museos de la ciudad, pues resultan muy interesantes para conocer más sobre la ciudad.

PUNTOS DE INTERÉS: UNIVERSIDAD LABORAL, JARDÍN BOTÁNICO ATLÁNTICO, PALACIO DE REVILLAGIGEDO Y TEATRO JOVELLANOS.

Gijón tiene, además de sus dos iconos principales, algunos puntos de interés que para nosotros son únicos y le aportan mucho valor a la ciudad.

La Universidad Laboral es el edificio más grande de España y fue declarada Bien de Interés Cultural hace unos años. Ha dejado atrás su pasado franquista y ahora es sede de cultura y de educación. Es un edificio imponente que parece sacado de una película de Harry Potter y que a nosotros nos tiene fascinados. Además, cuenta con uno de los teatros más importantes de la ciudad, del que os hablaré más adelante por si queréis ir a ver un espectáculo.

Muy cerca encontramos el Jardín Botánico Atlántico, el único de todo Asturias y con una extensión que ocupa 25 hectáreas. Su gran variedad de plantas lo hace perfecto para visitar en cualquier estación. Además, según la época del año lo encontraréis decorado de forma distinta.

Ya en el centro, nos encontramos el Palacio de Revillagigedo, justo al lado de las letronas. Data del 1704 y su impresionante arquitectura no os dejará indiferentes. En la actualidad, suele acoger exposiciones y exhibiciones.

En pleno corazón de Gijón, en el parque de Begoña, está el Teatro Jovellanos. Para nosotros, algo indispensable en una ciudad. No podríamos vivir en un lugar sin teatro, ya que nos encanta asistir a los espectáculos y a mí en concreto, también actuar. De esto os hablaré más adelante. Me centro en lo que es el teatro en sí: Se inauguró en 1899 como Teatro Dindurra. En 1937, en el marco de la Guerra Civil, fue destrozado por un bombardeo. Por suerte, se reconstruyó en 1942 y volvió a ponerse en funcionamiento bajo el nombre de Teatro Jovellanos. Un poco más abajo, en la sección de Cultura os hablaré de su programación por si estáis interesados en algo más que verlo solo por fuera.

CALLES Y BARRIOS: PLAZA MAYOR, CIMADEVILLA, BEGOÑA, CALLE CORRIDA

La ciudad invita a pasear por sus calles y plazas; cambiantes, serpenteantes y majestuosas. La plaza mayor, aunque no tan imponente como otras de España, es acogedora e invita a tomar algo en las numerosas sidrerías de la zona. Para mí, cuando más bonita se pone es por la noche.

Cimadevilla es, para mí, el barrio más especial de Gijón. Sus callejuelas laberínticas, sus fachadas de piedra y sus calles inclinadas te transportan a otro siglo. Sin duda, merece la pena visitarlo y perderse por sus adoquines y piedras.

La zona de Begoña, además de ser el enclave del Teatro Jovellanos, tiene mucho que ofrecer. Tiendas, cafeterías, sidrerías, mercadillos, ferias, casetas… Es donde late Gijón. Espectáculos callejeros, olor a palomitas, tiovivos. Nos encanta pasear por ahí en todas las épocas del año.

Y como a mí me encanta irme de compras, os tengo que recomendar también que os deis un paseíto por la Calle Corrida. Es la calle donde se concentran la mayoría de tiendas de ropa de la ciudad y es el sitio perfecto para pasar una tarde de caprichitos.

CULTURA Y DEPORTE

Como ya os había dicho, para nosotros es fundamental que la ciudad en la que vivimos tenga una gran oferta cultural y en esto, Gijón es la número uno de Asturias. Su panel cultural y deportivo es envidiable. De hecho, ya os dije que solo conocía Gijón por las competiciones de atletismo en las que participaba de pequeña. Pero vayamos por partes:

En cuanto a deporte, yo diría que lo principal (como siempre) es el fútbol. En Gijón hay mucha afición y defienden a su equipo el Sporting de Gijón, con uñas y dientes esté en primera o en tercera. El estadio del Molinón, el más antiguo de España, es testigo de tardes de fútbol en familia o con amigos y los días que hay partido, como si de la final del Mundial se tratase, se ven riadas de gente por las calles con bufandas de su equipo y banderas de camino al estadio. A ninguno de los dos nos vuelve locos el fútbol (a Rodri le gusta, pero no le va la vida en ello, por suerte), pero reconozco que es emocionante en algunos momentos.

Otro deporte importante en la ciudad yo diría que es el atletismo. No sé si el más importante después del fútbol, pero para mí desde luego que sí, porque ha sido mi deporte durante décadas. Gijón cuenta con una pista de atletismo envidiable, Las Mestas, donde yo corrí dando vueltas y vueltas y donde se celebran numerosas competiciones a lo largo del año, además de carreras populares por el circuito urbano.

No voy a enumerar todos los deportes que se pueden practicar o contemplar en la ciudad, porque van desde natación hasta baseball pasando por hípica, pero quiero hacer hincapié en que Gijón es una ciudad tremendamente deportiva y seguro que encontraréis vuestro deporte favorito en la oferta.

En cuanto a cultura, como ya os mencioné anteriormente, Gijón no tiene nada que envidiar a muchas ciudades más grandes. Es la número uno en oferta cultural de Asturias. Tanto el Teatro Jovellanos como el teatro de La Laboral tienen programación durante todo el año, con espectáculos de danza, teatro y música de primera categoría a nivel nacional e internacional. Nosotros somos muy aficionados y vamos muy a menudo a cualquiera de los dos teatros. Para nosotros, la cultura es vital.

Aquí podéis ver la programación del Teatro Jovellanos y aquí el de La Laboral.

Además, también somos muy fans del cine, aunque desgraciadamente, de momento solo contamos con unos cines en la ciudad. Pero vamos como mínimo una vez al mes.

ACTIVIDADES

Además de deporte y cultura, Gijón ofrece una serie de actividades fuera de lo común que a nosotros nos encantan y nos dan la vida. Os voy a nombrar las que hemos probado y las que más nos han gustado.

Danza oriental y tribal

He probado muchos tipos de danza, desde latinos hasta contemporánea, pero me quedo con la danza oriental, o danza del vientre, que se suele llamar. Para mi cuerpo, es la mejor forma de expresión, de reivindicación y de exploración de mi feminidad. Además, el año pasado descubrí la danza tribal, una danza misteriosa con mucha influencia oriental, y me enamoré. Practico ambas disciplinas en la Escuela de Danza Vanesa Moreno y estoy encantada.

Parapente

Volar es mi gran sueño. En otra vida fui ave, estoy segura. Poder verlo todo a vista de pájaro, sentir cómo mis pies se elevan del suelo… Fue una experiencia muy relajante, la verdad. Nada de vértigo, solo paz. Estoy deseando repetir. En mi caso, volé de la mano de Parapentalia.

Teatro

Lo mío es puro teatro, lo sé. De pequeñita, quería ser actriz, hasta que ya con 16 o 17 años descubrí la traducción audiovisual y se convirtió en el trabajo de mis sueños, sobre todo, porque mezcla mis dos pasiones: el cine y los idiomas. Pero para contentar a esa niña que sigue dentro de mí y que se empeña en subir a los escenarios, asisto a clases de teatro. Me divierto como loca y aprendo muchísimo. La escuela a la que voy es el Espacio Escénico El Huerto, perteneciente a Zigzag Danza.

Pole dance

Ya os he dicho que he probado de todo. Una de las cosas que más me engancha es el pole dance. Por desgracia, no me da la vida para ir a clases regulares pero voy de vez en cuando para quitarme el mono y para disfrutar explorando mi cuerpo y lo que soy capaz de hacer. Mi profe, Téfanis Benavides, es campeona de pole dance a nivel nacional y una profesional como la copa de un pino. Nunca jamás me deja caer y tiene el 100 % de mi confianza. No me podría en otras manos para aprender pole. Tiene su estudio de pole en el Gimnasio Pesas.

Aro acrobático

También de la mano de Téfanis, pero esta vez, en el Centro de Terapias Melania Fernan. Pude probarlo y la experiencia con el aro acrobático es muy divertida y diferente. No sé si más o menos difícil que el pole, pero sí que puedes explorar otros aspectos y literalmente, puedes volar, así que me encantó la experiencia.

Paddle surf

Y nosotros que pensábamos que era fácil… ¡Toda mi admiración a los que se dedican a ello profesionalmente! Nos caímos tropecientas veces, pero nos lo pasamos como niños. Y encima, le puedo echar en cara a Rodri que yo pude remar de pie y él no… La verdad, es que es una experiencia que os recomiendo, tanto en pareja como en amigos o familia, con niños o solos. Es genial y muy divertido.

Vuelo en globo

¿Sabéis que Gijón es la única ciudad en la que se puede volar en globo por encima del mar? Es una experiencia que tenemos muy pendiente, pero que seguro que pronto podremos llevar a cabo. Si os animáis vosotros antes, ¡decidnos qué tal!

RESTAURANTES

¡En Gijón se come MUY bien! Y por suerte, hay una variedad en la oferta tremenda y podéisencontrar desde cocina tradicional hasta cocina vanguardista o internacional. Vamos a haceros una lista de nuestros restaurantes favoritos de la ciudad, los que sabemos que son un éxito seguro:

Restaurante Kraken

Los que nos conocéis un poquito lo sabréis. Es nuestro restaurante favorito forever and ever. La cocina de autor con producto local de calidad es lo que nos hace repetir una y otra vez. El restaurante está ubicado en la planta de arriba del Acuario de Gijón y de vez en cuando, organizan eventos culinarios y cenas dentro del propio acuario. ¿Habéis cenado alguna vez entre tiburones y tortugas? Hemos escrito una entrada completa sobre este restaurante, podéis leerla aquí.

Restaurante Más Madera

Cocina tradicional con un sabor increíble. Es impresionante cómo consiguen optimizar los sabores en sus platos. Sus croquetas, de jamón o de bacalao, son muy codiciadas en la ciudad. Además, tienen buenas opciones vegetarianas.

Restaurante My Sushi

Somos muy fans del sushi y nuestro restaurante japonés de referencia es el My Sushi. No solo vamos físicamente al restaurante, sino que pedimos como mínimo una vez cada dos semanas a domicilio. Hemos probado todos los sushibars de Gijón y os podemos asegurar que no tiene rival.

Restaurante EGB Gastrochenta

Comida de sabores tradicionales con una vuelta de tuerca. Nos encantan sus platos, con una presentación genial y muy sabrosos. En concreto, nos encanta el arroz de pulpo, una maravilla. ¡El rollito ochentero también nos llama mucho! Yo diría que es el sitio perfecto para una cena informal entre amigos.

Restaurante Tierra Astur

Esta cadena de restaurantes ofrece comida 100 % asturiana. Productos de la tierra, cocina tradicional, parrilla de las de siempre, sidra asgaya y farturas. Si es la primera vez que vais, no os paséis pidiendo, pues las raciones son MUY abundantes. Preguntad al camarero qué tal lo ve. Podéis salir rodando de allí.

PARA TOMAR ALGO

Si en vez de salir a cenar vuestro plan es más bien de vermú o tardeo, en Gijón vais a encontrar muchas opciones y todas diferentes:

Ocean

Situado en Poniente, de rollo ibicenco, blanco impoluto y muy chill out. Es perfecto para tomarse unos cócteles al atardecer, viendo los últimos rayos de sol caer sobre el puerto deportivo. Además, también funciona bien para ir a comer. Hemos ido unas cuantas veces y nos encanta. Nos vuelve locos el arroz de cava, langostinos y vieiras. La verdad es que es un sitio al que no nos cansamos de ir.

La Buena Vida

Para mí, el sitio perfecto para el vermú de los domingos. Me encanta ir con mis amigas y pasarnos la mañana picoteando y tomándonos nuestro Martini fresquito. Te dan siempre tapita y en las sesiones vermú que organizan sales ya comida de allí. Hablando de comer… ¡También tienen cocina! En realidad, podría ir a tomar el vermú y no salir hasta por la noche. Tienen vermú, comida, tardeo, cena, cocktelería y discoteca.

La Revoltosa: Libros y café

Para un plan más de tranquis, os recomiendo la Revoltosa. Es una librería-cafetería muy cuqui en la que yo personalmente me siento muy a gusto y en la que me encanta estar. Me gusta mucho el ambiente y la gente que va. De vez en cuando, en el piso de arriba hay actuaciones o exposiciones.

La habitación propia

¿Y lo que me gustan a mí las librerías-cafeterías? Esta en concreto está especializada en autoras. Ambiente seguro, buen rollo, libros MUY interesantes y decoración maravillosa. ¡Ojalá más sitios como este!

SITIOS QUE NOS HABÉIS RECOMENDADO VOSOTROS

Ahora, pasamos a contaros qué sitios nos han recomendado nuestros lectores y seguidores: ¡Aquí van!

  • Dique Liquerique
  • Bombonería Gloria
  • Plaza del Presi
  • Cuesta del Cholo
  • Restaurante Kausa Nikkei
  • Toma 3
  • Tea Sinensis
  • La Casina Merendero
  • RawCoco
  • Okaeri Tea Food
  • Wabisabi Ramen Bar
  • Catlove Cafe

Si quieres que añadamos tu rincón especial de Gijón, déjanos un comentario.

¡Os esperamos en Gijón!